jueves, 5 de mayo de 2011

paro cardiaco

 es cuando la persona sufre un corte de la respiración normal de un modo repentino, lo que genera que el corazón detenga sus funciones normales y se frene el flujo de sangre.
Básicamente es un estado crítico del cual se debe salir del modo más rápido, ya que de lo contrario puede provocar directamente la muerte o graves trastornos irreparables.
Causas y síntomas de paro cardíaco
Causas y síntomas de paro cardíaco
Es importante tener en cuenta que una vez que ocurre un infarto, la muerte cerebral o la muerte definitiva sucede aproximadamente a los 5 minutos posteriores, por lo que la rápida asistencia es la máxima prioridad.
El paro cardíaco que se conoce también como la desfibrilización, es muy difícil revertirlo luego de transcurridos 10 minutos, siendo prácticamente imposible la reanimación pasado ese período de tiempo.
Ante los primeros signos de lo que puede ser un paro cardíaco se deben realizar primeros auxilios para motivar una reanimación, pudiendo diagnosticar un infarto de este tipo si se aprecian ciertos síntomas primarios.
Los síntomas se pueden presentar de un modo leve o con un mayor grado de intensidad, siendo las personas diabéticas aquellas que se encuentran más expuestas a que les pueda ocurrir.
Algunos signos que se presentan previos al paro cardíaco son:

- dolor en el pecho durante varios minutos, pudiendo aparecer y desaparecer
- fuerte presión en el pecho
- dolor en la mandíbula, los hombros, brazos y el estomago
- problemas respiratorios
- sudoración fuera de lo común
- náuseas y mareos
- tos constante
- arritmia
- desmayos
La respiración “boca a boca” conocida como la reanimación cardiopulmonar es necesaria hasta que llegue la asistencia médica, siendo el único modo de mantener con vida al paciente.

Tratamiento y remedios para el paro cardíaco

Luego de una determinada edad las posibilidades de que ocurran estos inconvenientes son más frecuentes, por lo que se deben tener mayores cuidados de salud que los habituales para disminuir los factores de riesgo.
Hay algunas costumbres y hábitos que se deben modificar como el tabaquismo, alcoholismo y el sedentarismo que genera obesidad.
Realizar ejercicio físico es fundamental y es una de las recomendaciones primarias que realizan los médicos, así como también llevar un rutinario control de la presión sanguínea, el colesterol y la diabetes.
Hay ciertos medicamentos que favorecen la salud cardiovascular y se recomienda su tratamiento para las personas que padecen síntomas relacionados con el corazón, medicamentos como:

- píldoras diuréticas
- inhibidores del AS (presión arterial baja)
- blockers beta para disminuir el ritmo cardíaco
- digoxin para bombear más cantidad de sangre
- aspirinas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada